CASA PADRE ESTEBAN

PARROQUIA SAN PEDRO Y SAN PABLO

¿CÓMO NACIÓ LA CASA PADRE ESTEBAN?

La helada madrugada del miércoles 22 de junio de 2011, con 0 grados de temperatura, terminó con la historia de Patricio Torres Rojas, de 53 años, en la esquina de Las Industrias con Esteban Gumucio en la comuna de La Granja. “El Patito”, le decían en el barrio y lo reconocían como un hombre bueno, que no hacía daño a nadie y que sólo procuraba conseguir lo básico para alimentarse él y sus cuatro perros, y por supuesto para tener alguna cosita que tomar por ahí. “Estos son los borrachos sin remedio de los que habla Esteban”, dijo por esos días René Cabezón ss.cc. de la parroquia San Pedro y San Pablo, ubicada a 600 metros de la plaza donde murió “el Patito”.

Su muerte fue el inicio de una historia. Al día siguiente se abrió la puerta de la sede juvenil de la población Yungay para acoger y cobijar del frío de esos días a quienes anduvieran por ahí sin techo. “No se nos pueden morir nuestros hermanos tan cerca”, dijo René con una convicción que con los años se transformó en compromiso ineludible. Luego de tres meses se trasladaban a la misma sede parroquial 15 personas con las que se da inicio al Albergue Esteban Gumucio, nombre con el que recordamos a quien siempre compartió su vida con los últimos, a quienes le daba su propia ropa para el frío.

Poco tiempo después se reactivaría la Fundación Damián de Molokai de la congregación, figura que permitiría postular a fondos del gobierno para el funcionamiento del albergue en los planes de invierno y otros, para personas en situación de calle.

¿Por qué hoy es casa y no albergue?

Desde el 2018 no solo “alberga” hermanos del sector, sino que pasó a llamarse Casa Padre Esteban porque ahora es un hogar para muchos hermanos que no han podido conservar el suyo, funciona también durante el día y todo el año. “Albergue es solo un espacio protector. Ahora es casa porque apoya a las personas a revincularse, a tener acceso a la salud, a promover sus capacidades. Es una casa y hay preocupación por cada uno de ellos. Ya no son usuarios sino participantes; participan de las labores y de la comunidad”.

La Casa Padre Esteban en algún momento también fue un Centro de Referencia y pertenece al Programa Calle y al Plan de Invierno, todos programas del Gobierno de Chile. Atiende a un promedio de 45 personas. También funciona allí el histórico comedor de la parroquia San Pedro y San Pablo, creado por el propio Esteban, que entrega cerca de 80 almuerzos diarios.

La casa hoy

Desde hace 3 años la Casa Padre Esteban continúa como albergue protegido y en especial durante los últimos dos años ya que, producto de la pandemia, se cobijan 20 personas (hombres y mujeres) en su mayoría mayores de 50 años que se encuentran en situación de calle. Se les dan 4 comidas al día, además de acompañamiento en temáticas de salud y acceso a beneficios sociales universales.

Cuenta con 17 personas contratadas para el cuidado diario de éstos, entre ellos, monitores sociales, de salud, auxiliares de aseo y de cocina.

El 13 de septiembre se acaba el financiamiento del ministerio de desarrollo social, con el que se cuenta solo los meses de invierno. El resto del año la Casa debe continuar con aportes propios, ya que la misión de la Fundación es seguir apoyando a los hermanos de calle, hasta que encuentren un espacio definitivo.

Shopping cart
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0